Los términos y condiciones de Google no son tan privados

Los términos y condiciones de Google no son tan privados

Si alguna vez has usado el asistente Ok Google, probablemente te hayas preguntando qué tanta información pueden estar escuchando los operadores detrás del servicio.

Los términos y condiciones de dicho asistente aseguran que la información captada es completamente confidencial, no obstante, una cadena de televisión belga ha develado que encontraron casi un millar de grabaciones de Google.

¿Está comprometida nuestra seguridad en línea?

Es una pregunta difícil de responder, y ciertamente una que Google no quiere responder del todo. Por un lado, VRT News asegura que las grabaciones encontraron fueron tan claras que pudieron encontrar a una de las personas involucradas.

Además, no solo se han guardado conversaciones enteras sino datos sensibles como direcciones, cuentas bancarias, e información de identidad.

Ante este descubrimiento, Google declaró que de las billones de conversaciones que tienen los usuarios con su asistente virtual, solo el 0.2% es escuchada por humanos, y el fin único es aprender más del idioma en sí.

Hasta el momento, no había problema alguno porque las conversaciones eran escuchadas por un robot, no obstante, ¿acaso este robot no es capaz de aprender y de analizar? ¿Cuánto falta para que dicho robot comprenda la información de igual forma que un humano?

De todas las preguntas alarmantes que pueden hacerse al respecto, queda el dato fulminante: 153 personas entrevistadas sobre esta brecha de información aseguraron que las conversaciones grabadas no tenían consentimiento de grabación, es decir, ninguno le hablaba directamente a Ok Google.

Esto entra en completa contradicción con lo expuesto por la firma de Mountain View, pues ellos aseguran que Ok Google solo se activa dando la señal: diciendo “Ok Google” o “Hey, Google”.

Entre las llamadas identificadas, se encontraron conversaciones entre padres e hijos, parejas en situaciones íntimas, llamadas profesionales, discusiones telefónicas, escenarios violentos y más.

La filtración de estas conversaciones fue hecha por un experto en lengua neerlandesa que había sido contratado por Google para analizar y escuchar fragmentos de las conversaciones.

Ante la filtración, Google aseguró que tomará acciones pues la consideran no solo un delito, sino una violación flagrante a sus políticas de seguridad de datos.

Queda ahora la duda de en qué parte Google consideró que tenía permitido analizar estas conversaciones por humanos, y más importante aún, si tantas personas aseguraron no haber activado el asistente virtual ¿significa esto que nos escuchan en todo momento y sin permiso?

Share and Enjoy !

0Shares
0 0 0